10 septiembre 2006

La maté porque era mía


La violencia contra las mujeres está tan arraigada y presente en nuestra sociedad que nos cuesta identificarla, se reconoce en las pautas culturales, en las costumbres, en hábitos tradicionales que perpetúan la condición inferior de las mujeres; todas las practicas que asignan a las mujeres una posición secundaria en la familia, en el lugar de trabajo, en la sociedad.

Al hablar de violencia contra las mujeres, “hablamos de violencia de Género” para dejar claro que esta forma de violencia es una construcción social, no algo espontáneo o que está a la moda y por eso se va a llamar así.

En Viena, en el 93, la ONU reconoce los derechos de las mujeres como derechos humanos y reconoce que la violencia contra las mujeres es una violación contra estos.

Se define violencia contra la mujer cualquier acto que suponga el uso o la coacción con intención de promover o perpetuar relaciones de poder y de sumisión entre hombres y mujeres. A partir de la conferencia de Beijing en el 95, el fenómeno de la violencia de género ha sido reconocido internacionalmente como problema social.

¿De que nos vale todo esto? Nos vale para comprender y aceptar que la violencia contra las mujeres ha existido siempre, lo nuevo es verla como violencia y dejar de aceptarla. Es hacerlo visible, dar a conocer sus características, y no excusarla como un aspecto privado. Hay que defender la igualdad entre los hombres y las mujeres y deslegitimar todas las conductas que buscan el sometimiento de la mujer.

Los estudios realizados en todo el mundo han desarrollado una pauta constante de hechos que desencadenen respuestas violentas: no obedecer al esposo, replicar o negarse a tener relaciones sexuales, no preparar la comida a tiempo, no cuidar a los niños, no ocuparse de la casa, formular preguntas al hombre acerca del dinero o de otras mujeres, trasladarse a otros lugares sin permiso del marido.

¿Por qué existe la violencia de género? Existe porque la violencia de género es aceptada socialmente y culturalmente. La violencia masculina ha sido y es tolerada tradicionalmente como algo natural y por ello fácilmente transmitido en la educación de los niños y niñas.

La violencia contra las mujeres tiene su origen en el Patriarcado. Es una forma de dominio y organización social compartida por todas las sociedades. Las formas de sometimiento femenino aparecen tanto en las sociedades primitivas como en aquellas desarrolladas, reduciendo la participación de las mujeres, infundiendo miedo e inhibiendo sus capacidades, para mantener a las mujeres en situación de inferioridad.

El sometimiento a las mujeres no se ejerce solamente mediante la imposición de la fuerza, sino también en las formas de pensar de entender los comportamientos. Las manifestaciones del Patriarcado son constantes en la cultura occidental, en los mitos, en la religión, en la política...

¿Pero porque las mujeres? La situación denunciada se remonta desde hace muchos años. El papel de la naturaleza ha sido decisivo para la invisibilidad de las mujeres, no se puede negar por naturaleza la igualdad de hombres y mujeres, ya que se consideraba que el fin de la naturaleza al crear a las mujeres fue la conservación de la especie y es por tanto el sexo débil dependiente de la protección masculina en todos los aspectos.

La mitología griega, cuna del pensamiento occidental, es unánime en sostener la inferioridad femenina. Así vemos cómo a través del tiempo la mujer ha sido menospreciada, encerrada en las casas y nunca bien vista en los lugares públicos. La sociedad griega antigua estableció la división entre lo público y lo privado, determinado para cada individuo un espacio de actuación. El espacio público, la política, era dominio del hombre, y el espacio privado, el “oikos”, el hogar, era dominio de la mujer pero encabezado por el padre de familia.

El Medioevo, hereda las ideas de la Antigüedad y las aumenta, y así, el antifeminismo aristotélico se vio reforzado por el de los primeros Padres de la iglesia o el de los clérigos medievales. La evolución ideológica respecto al mundo femenino tiene dos momentos destacables, uno en torno a los siglos XI y XII y otro a partir del siglo XIII. En los siglos XI y XII se produjo un movimiento purificador en el seno de la iglesia que afectó a la mujer de dos maneras: como consecuencia de la imposición del celibato ya que se consideró a la mujer la causa de todos los males y en segundo lugar, por la nueva definición del matrimonio que en consecuencia se convertirá en monogámico y vitalicio. Las facultades de Teología y las nuevas órdenes mendicantes elaboraron el ideal de mujer de la Edad Media tomando a la Virgen Maria como modelo por excelencia”.

Por ello la violencia es una actitud aprendida, los valores que sostienen al aprendizaje de la violencia de genero son el sexismo y la misoginia.

Hoy en día la violencia de genero, esta siendo analizado, pero debemos luchar para que no se produzcan estos daños; físicos y psicológicos en las mujeres, donde el 30 % de ellas se suicidan. Se trata de luchar para que se produzcan modificaciones en la educación, en los temas sobre como educar en actitudes alternativas, es importante buscar el apoyo de la justicia, de la sociedad (se debe tener conciencia sobre la violencia de género), el apoyo de la familia es fundamental para detener y ayudar a prevenir la violencia.

Queda mucho por hacer, al tratarse de un rasgo común a la mayoría de las sociedades, la violencia contra las mujeres es muy difícil de advertir, pero hemos dado pasos, uno de ellos es hacerlo visible, este ha sido uno de los objetivos de las feministas, la violencia contra las mujeres ha tenido que ser denunciada para empezar a verse.

Debemos rechazar todo tipo de violencias; familiares, (cuando existen asesinatos para instaurar la honra) domesticas, violencia como arma de guerra, acoso sexual, mutilación genital, la trata de mujeres y niñas, aborto forzado…Hay que denunciarlo, hacerlo visible y decir “NO A LA VIOLENCIA DE GENERO”.

12 comentarios:

Øttinger dijo...

Siempre he pensado que en realidad no son los golpes del marido los que matan a la mujer sino los silencios del vecino, el médico de urgencias… porque, aunque hemos viajado del crimen pasional a la violencia de género, lo cierto es que la inmovilidad es la nota más característica en este tema.

Un buen ejemplo de ello es la nueva ley (ya no tan nueva) contra la violencia de género que, nos dijeron, evitaría este tipo de situaciones. Transcurrido un año, el número de mujeres asesinadas por sus parejas, cónyuges o ex-maridos es el mismo que el del año pasado. Justificación del Ministro: ninguna de las muertas estaba bajo el amparo de las nuevas medidas porque no lo solicitó. Sin empezar a realizar valoraciones políticas, de lo que el Ministro no se percata es que si hubiesen aprobado en el Congreso una ley contra la violencia en los campos de fútbol y hubiese un crimen a la puerta de un estadio nadie diría que la víctima no solicitó la ayuda sino que el Estado fracaso en la prevención o detección del crimen. Por tanto, qué diferencia a una víctima de violencia de género de un hincha futbolero.

el_situacionista dijo...

Tranquilas, Ana Obregón os salvará a todas.

¡País este!

Harry Reddish dijo...

Creo que se trata de un problema educacional, que en definitiva es la base formativa de la sociedad. Si se toleran toda esta clase de violencias en contra de las mujeres, es porque en el fondo nuestra educación no nos permite ver que esto está mal. Claro está que no podemos echarle la culpa a la educación, pues esta es un reflejo de lo que es la sociedad.
Estoy contigo, NO A LA VIOLENCIA DE GÉNERO!!!

Elsa dijo...

Hola, me alegra la idea de tu blog, que explicas tan claramente en tu primer post. Necesitamos más espacios como éste.
Saludos solidarios.
Te invito a conocer el mío, y si te interesa, podemos intercambiar enlaces e ideas.

Susana dijo...

Comparto en gran parte tus ideas. Pienso que, aunque es cierto que principalmente el problema subyace en el patriarcado, y en la sumisión de la mujer al hombre que éste comporta, son las leyes contra la violencia machista (digamoslo claramente) las que tienen que actuar. Aunque es un tema muy complejo. Día si día no amanecemos con un nuevo caso de vilencia contra las mujeres (cuantas muertes llevamos ya este año...?). Y los que cometen este tipo de actos, frecuentemente, campan a sus anchas, hasta que al final las víctimas siempre son las mismas: las mujeres indefensas.

Gracias por tu blog.

Anabela Santos dijo...

A violência contra a mulher é, de facto, um problema pungente e que nos faz levantar uma questão assaz pertinente: quando é que a mulher passará a ser respeitada em toda a sua plenitude e deixará de constituir um mero objecto de deleite masculino??

Em todo o mundo, em todas as sociedades, quer desenvolvidas quer em desenvolvimento, inúmeras mulheres perdem a vida em virtude da violência (psicológica, física e/ou sexual) que é exercida sobre elas. Enquanto mulher, feminista e cidadã, não consigo ficar indiferente a estes crimes que parecem ser desvalorizados, considerados como males menores. Repugnam-me a hipocrisia e a indiferença com que os nossos comportamentos quotidianos se revestem. É necessário agir e gritar bem alto "BASTA"!

P.S:Espero que as diferenças linguísticas não a tenham impedido de compreender o conteúdo do meu comentário. Aguardo uma visita sua em: Feministactual.blogspot.com, para trocarmos impressões, visto que alimentamos as mesmas preocupações.

Muchas Gracias,
Anabela Santos,Portugal.

Peggy dijo...

Magnifico comentario y blog muy interesante , te visitaremos , saludos :)

fdfdsfds dijo...

Y los hombres que mueren a manos de sus mujeres? Esos no salen verdad y eso que fueron más de 40 el año pasado, verdad?

Y la ley inconstitucional que considera que pegar a la pareja es falta si lo hace una mujer pero delito si lo hace un hombre. Agravar una pena dependiendo del sexo del infractor es totalmente inconstitucional.

Y las literalmente MILES de denuncias falsas por malos tratos que MILES de mujeres ponen en los juzgados para quedarse con la casa del marido, el coche del marido, el dinero del marido, los hijos del marido... todo por la vía rápida, tal y como denunció la fiscal de Barcelona y tal y como sabe todo Dios.

Dais asco. Las asociaciones feminazis continuaréis intentando lavar el cerebro de la socidad para que mujer sea equivalente a victima y para que hombre sea equivalente a asesino, criminalizando y acosando a los hombres como las buenas feminazis parasitas de subsidios que sois

Sois asquerosas nazis, y cada vez más gente lo sabe.

Normal que haya maridos a los que no les de la puta gana perder toda su vida, su casa, su coche, sus ahorros, sus hijos y su dignidad para que una zorra se lo quede mediante denuncias falsas y decidan tomar decisiones desesperadas. Si es que la principal causa de muerte entre las mujeres son las feminazis que empujan al hombre a la desesperación, sorprendiéndose después de que cometa actos desesperados.

Seguir así. Cuantos más hombres desesperados provoquéis con vuestras denuncias falsas, más actos dramáticos cometerán.

Os lo habéis buscado.
Os jodeis.

Anónimo dijo...

España es la vergüenza de Europa.Somos el único pais donde la mujer tiene TODOS los derechos del mundo,para humillar,maltratar y vejar a hombres (Ya sean adultos o Niños) sin que la justicia lo considere más que una leve "falta".TODOS LOS HOMBRES SOMOS MALOS;ASESINOS;MALTRATADORES; MACHISTAS...Y LAS MUJERES SON TODAS SANTAS,NO CRITICAN LA VIDA DE NADIE NI SE METEN EN LA DE NADIE...En fin...Cuando se discrimmina al hombre,le llaman las "Feminazis"..."Discriminación positiva"...Cuando una mujer se cansa de su marido y decide cambiar de"....",le paga la patada y es entonces el único que se queda en la calle,sin hijos,sin techo y desarropado por la IN...justicia.Y luego cuando el hombre se ve en la calle,pagandole el chalet a la ex.Para que lo disfrute con su nuevo "....".Si este le molesta...Para eso estan las "Asociaciones Feminazis y el Ministerio de la mujer".Que pagamos TODOS los Españoles,para dar buenos consejos diciendoles que lo denuncien por acoso o maltrato.QUE DISTINTO SERÍA TODO,SI QUIEN SE QUEDARA EN LA CALLE FUERAN LAS MUJERES Y NOS QUEDARAMOS NOSOTROS CON NUESTROS HIJOS Y ELLAS PASANDONOS PENSIONES Y PAGANDONOS EL CHALET.(Ya que esta en únicamente Feninista).Tranquilas...El hombre por ser hombre,ya sabe por desgracia lo que es perder más de un año de su vida por obligación...Acatandolo por narices y sin derecho a réplica.(Servicio militar Obligatorio).Solo se ve lo bonito...Menosmal que en el mundo tambien existen las mujeres que reconocen las injusticias hacia el hombre e intentan crear mejos ambiente en esos aspectos.EL DÍA QUE REALMENTE EXISTA LA IGUALDAD...SE ACABARAN LOS ASESINATOS.EL PROBLEMA QUE HAY DEMASIADOS INTERESES CREADOS PARA QUE ESTO NO ACABE.PUES,ADEMÁS HAY QUE TENER MUY PRESENTE QUE SOMOS MINORÍA.EXISTEN A DÍA DE HOY 5 MUJERES POR CADA HOMBRE.Y ESO TAMBIEN SE TIENE QUE APLICAR A LA HORA DE SACAR ESTADÍSTICAS "DISCRIMINATORIAS POSITIVAS".¿SIEMPRE EXISTIRÁ MÁS PARO FEMENINO,PORQUE LÓGICAMENTE SON MUCHÍSIMAS MÁS.Un abrazo a tod@s.

Anónimo dijo...

Cada día me siento más indignado con las injusticias que tenemos que acarrear los hombres de buena Fe,por las Mujeres "Feminazis".Que por suerte no son todas...Por mi profesión,día a día siento en mi persona la indignación que deben de sentir los Hombres,cuando se les lleva a Comisaría por "Supuestos maltratos hacia la mujer".Ellas por ser Mujeres nos pueden Perseguir,Abofetear,Humillar y dejar en la miseria que,a efectos de la "Ley actual" se consideraria una "Falta" sin Punibilidad.Cosa curiosa.Pues a la inversa...Si a un Hombre se le ocurre Responder a un Insulto o Bofetada,se considera un Delito por lo que es puesto a disposición Policial y Despues Judicial.(Ya sea Verdad o Mentira).¿Donde está la presunción de inociencia cuando se trata de un Hombre?.Conozco casos y casos en los que se perfectamente que la mujer,"Muy bien aconsejada" por el Instituto de la mujer y sus secuaces.Es aconsejada por éstas a poner denuncias y más denuncias FALSAS por supuesto.Para así ganar terreno y más terreno,hundiendo en la miseria más indigna al Hombre que un día fué su Amor.Siento Pena y Repudia por tener que aplicar injustamente las "Leyes" existantes.Pero claro,cuando se trata de discriminar y Humillar al Hombre...Según el famoso Intituto de la mujer.Se denomina "DISCRIMINACIÓN POSITIVA".A donde estamos llegando con tantísima manipulación.Tengan conocimiento,por si lo desconocen que...El procedimiento de la "Violencia de Género" y sus famosas "Estadísticas" pasan INEXPLICÁBLEMENTE por el Instituto de la Mujer.Por lo que ellas,según han comunicado por escrito a diferentes Departamentos del própio Estado.Se niegan ROTÚNDAMENTE A SACAR A LA LUZ LOS MALTRATOS,ASESINATOS E INJUSTICIAS A LOS QUE DÍA A DÍA SE ENFRENTA EL HOMBRE...POR SER HOMBRE.Hombre=Maltratador,alcoholico,celoso,agresivo,ETC...De esa manera,manipulando desde arriba.Están consiguiendo cada día más y más.El Hombre de la Noche a la Mañana se ve el la Calle,como un perro.Sin sus Própios Hijos,Sin su Hogar,Con la Dignidad por los suelos y Pagándo la Casa que ya Jamás disfrutará.Para que su EX,la disfrute con Su Nueva Pareja a la cuál le Aplicará el Mísmo procedimiento para Seguir sacándole Jugo al Hombre...Pero el Hombre que sufre esa tesitura.Encima es Humillado y Etiquetado como Machísta.Pero claro...Eso no interesa revelarlo a ésta sociedad porque No interesa a la GRADÍSIMA MAYORÍA DE LA POBLACIÓN;YA QUE ACTUALMENTE EXISTEN 6´75 MUJERES POR CADA HOMBRE.Y ahora se quieren dedicar a cambiar la "O" por la "A".Como si no hubiesen cosas más importantes en España.NADIE MERECE SER MALTRATADO NI VEJADO YA SEA HOMBRE O MUJER.(Pues,estando así el panorama Español...Juzguen Uds Mísmos)

Alonso dijo...

Me quedo, Anónimo, con lo último que dices: Nadie merece sufrir un maltrato, ya sea mujer u hombre. Todo lo demás se me antoja desaforado, como esas estadísticas que resultan espeluznantes, habida cuenta de que en tu penúltima aportación expones que la población femenina Vs. la masculina era de 5 a 1 y en la siguiente ya se contabilizaban 6,75 mujeres por cada hombre.

--¡Repámpanos! -exclamé-: o hemos sufrido una pandemia macha y yo no me he enterado o de golpe se han producido natalicios a cántaros y con una extraña concordancioa cromosómica y encadenada.

Tales frivolidades como esa barbaridad que expones dicen mucho del resto de cuestiones que aportas aunque esto no quita que al leerte a uno le surja la cosa intuitiva: Un sufrimiento localizado, un trato injusto, una infausta concatenación de malas situaciones no legitima para generalizar de la manera que lo haces, salvo que en ello hayas encontrado tu límite y, en ese caso, sería comprensible al no dar para más pero en esta situación me animaro a sugerirte que pasees por el campo o colecciones conchas marinas, pero no te hagas mala sangre ni envicies tu dolor añadiendo leña que no arde a un fuego inexistente.

Salud y tilas.

Un hombre dijo...

Soy hombre y siento vergüenza ajena al leer los post de los desadaptados que se sienten amenazados por el simple hecho de que las mujeres luchen por terminar con LA VIOLENCIA MACHISTA que sí que existe asesina viola y degrada.
Solo basta leerlos para ver que hasta en sus palabras son violentos, que más TERRORISMO MACHISTA que pretender que callen o si no las seguirán asesinando.
Eso del "hombre maltratado" solo es una excusa, es el caballito de batalla de los machistas para tratar de evitar que la sociedad cambie y puedan seguir maltratando violentando y violando mujeres y niños impunemente.
Ese cuentito de los “maridos maltratados” no se lo creen ni ellos mismos ya que son precisamente ellos los maltratadotes y no pueden soportar que sus esposas se hayan hastiado de los golpes y vejaciones y ahora los denuncien y pongan en el lugar que desde hace tiempo les corresponde.
Ellos quieren preservar sus “cimientos familiares” los cuales según ellos es tener el derecho a emborracharse, ir de putas y luego llagar a casa a moler a golpes a sus mujeres. Cualquier mujer que no acepte más ese absurdo ahora es una feminaza, que patéticos y tristes personajes son los machistas ahora Gracias a Dios en vía de extinción.
Afortunadamente eso está acabando y yo solo soy uno solo de los millones de hombres que aplaudimos las leyes contra la violencia machista.
Adelante señoras no estáis solas.